Los distintos impuestos indirectos en España

Un impuesto es una cantidad que pagamos al Estado, a la Comunidad Autónoma o al Ayuntamiento de forma obligatoria y que está fijada por ley. Está establecido sobre las personas, físicas o jurídicas, con el objetivo de contribuir a la hacienda pública, a financiar los gastos del Estado, etc.

En España tenemos diferentes tipos de impuestos, dependiendo del carácter de estos se pueden clasificar en directos e indirectos. Los impuestos directos están asociados directamente a las personas físicas o jurídicas; los impuestos indirectos gravan la producción, el consumo o el tráfico. Estos últimos no dependen de las características personales del contribuyente (impuesto directo), sino que dependen del producto en sí.

IVA: Impuestos sobre el Valor Añadido

El impuesto indirecto más conocido es el IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido), entró en vigor en 1986. Este recae sobre el consumidor final, ya que cada autónomo o empresa de la cadena de producción va trasladando su IVA al siguiente eslabón hasta llegar al consumidor.

El cobro del IVA se concreta cuando una empresa vende un producto o servicio y emite una factura. Los autónomos y las pymes actúan como intermediarios entre Hacienda y el consumidor final, ya que deberán pagar a Hacienda la diferencia entre el IVA que hayan cobrado a sus clientes y el que hayan soportado de sus compras a proveedores.

Cada tres meses en España, los autónomos, pymes y empresas deberán presentar una declaración de impuestos donde se sumarán las cuotas del IVA de ese periodo. Se hace un cálculo entre lo pagado y recibido, referente al impuesto, y se establece el saldo.

IPSI: Impuestos sobre la Producción, los Servicios y la Importación

El IPSI es un impuesto indirecto que grava la importación y elaboración de bienes y la prestación de servicios en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Entró en vigor en 1991, ya que estas ciudades están bajo un régimen especial (igual que las Islas Canarias).

La entrada de productos o servicios desde otros lugares de la Península se considera una importación, y por tanto de deben aplicar la normas aduaneras de la Unión Europea. Dentro de Ceuta y Melilla se factura aplicando el IPSI (en lugar del IVA).

 

IGIC: Impuesto General Indirecto Canario

Las personas que realicen servicios o transacciones de productos en Canarias deberán regirse por el IGIC (Impuesto General Indirecto Canario). El IGIC sería el equivalente al IVA Canario (igual que el IPSI en Ceuta y Melilla) y entró en vigor en 1991 con la Ley de modificación de los aspectos fiscales del Régimen Económico Fiscal en Canarias.

Como en la Península, en las Islas Canarias se factura aplicando el IGIC. Pero si eres autónomo o una empresa que trabaja en Canarias debes saber que, debido a este régimen tributario especial, las transacciones están exentas de IVA en las facturas. Esto significa que es el comprador final el que asume el porcentaje, es decir, los residente de Canarias son los que asumen el IGIC de los productos adquiridos en la Península.

 

Para profesionales de la Península que facturen en Ceuta y Melilla o en las Islas Canarias han de tener en cuenta diferentes aspectos:

  • Si el destinatario es un particular que se encuentra en Ceuta, Melilla o las Islas Canarias, se debe aplicar el IVA.
  • Si se trata de servicios de radiodifusión, telecomunicaciones y televisión prestados a un particular en Ceuta, Melilla o las Islas Canarias se debe aplicar el IPSI o el IGIC, respectivamente
  • Si se trata de servicios específicos (publicidad, financiero, asesoramiento, auditoría o ingeniería) prestados en Ceuta, Melilla o las Islas Canarias, se debe aplicar el IVA. Se considera que su explotación y utilidad tienen lugar en la Península.

 

Con el programa de facturación de Wink simplificarás tu trabajo. Empieza gratis ahora y únete al plan que mejor que adapte a tus necesidades.

Regístrate gratis