Ejemplo de factura profesional con IRPF

¿Qué autónomos tienen que practicar la retención del IRPF? ¿Cómo será su factura profesional? El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas es una de las obligaciones que más preocupa cuando se empieza un negocio. Se trata de un impuesto progresivo, Hacienda establece una serie de porcentajes para calcular cuántos pagas de IRPF.

 

Índice

1. ¿Qué es el IRPF?
1.1 Aplicar el IRPF en facturas
1.2 Tramos de IRPF en 2019
2. ¿Qué es una factura profesional?
3. ¿Quién tiene que hacer una factura profesional?
4. Ejemplos de facturas con IRPF

 

¿Qué es el IRPF?

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas es un impuesto directo que grava la rentas de las personas. Como autónomo también se paga este impuesto. Durante 2018 el porcentaje de IRPF para un autónomo con una renta de hasta 15.000 euros fue del 15%. Es decir, se paga a la Agencia Tributaria una cantidad proporcional al 15% de todo lo que hayas facturado en un trimestre.

Para un autónomo que no haya realizado ninguna actividad profesional durante el año pasado, se aplica una retención del 7% de IRPF durante los tres primeros años de actividad.

Aplicar el IRPF en facturas

La retención del IRPF deberá aplicarse directamente en las facturas que hagas como autónomo, ya que depende de lo que factures pagarás una cantidad u otra de retención. Siempre se deberá aplicar el IRPF en las facturas, sea cual sea su porcentaje, de cara a la Agencia Tributaria.

A continuación podrás ver qué tipo de porcentaje de retención deberás aplicar en tus facturas según la clase de renta y la procedencia.

 

Tramos de IRPF en 2019

En la Declaración Anual de la Renta es necesario tener en cuenta los ingresos del año de actividad para calcular la retención del IRPF. Los índices que determinan el porcentaje de retención se conocen como tramos. Son variables dinámicas que pueden cambiar cada año y establecen la retención del IRPF en base a la base imponible.

En 2019 estos son los tramos de IRPF que deberás tener en cuenta:

  • de 0,00€ a 12.450,00€ — 19%
  • de 12.450,00€ a 20.200,00€ — 24%
  • de 20.200,00€ a 35.200,00€ — 30%
  • de 35.200,00€ a 60.000,00€ — 37%
  • de 60.000,00€ a >60.000,00€ — 45%

 

¿Qué es una factura profesional?

Una factura es un documento que presenta un profesional por la prestación de sus servicios a otro profesional o empresario. En el documento de factura se indicarán los mismos conceptos fijos que en otras facturas (fecha, número de factura, concepto…) y además, se aplicará el porcentaje de retención de IRPF adecuado a la actividad profesional que se restará a la base imponible.

Será el empresario, al que el profesional ha prestado sus servicios, el que ingrese a la Administración esta retención con el Modelo 111 de retenciones. Se pagará a cuenta de la factura que el profesional ha emitido y, posteriormente, en la Declaración Anual de la Renta, junto al resto de deducciones que pueden beneficiar, el autónomo podrá recuperar o no ese porcentaje.

¿Quién tienen que hacer una factura profesional?

Hay muchos autónomos que no tienen presentar una factura con la retención del IRPF. Son aquellos que ejercen sus actividades empresariales englobadas en la primera sección de la IAE (Impuesto de Actividad Económica).

El resto, autónomos englobados en la sección 2ª y 3ª de la IAE, sí tendrán que practicar la retención del IRPF en sus facturas de servicios prestados como profesionales.

Como norma general, desde el año 2105 se aplica un 15% de retención IRPF en las facturas de los profesionales.

 

Ejemplos de facturas con IRPF

¿Cómo sería la factura de un profesional con la retención del IRPF pero exenta de IVA? ¿Y la de un autónomo con IRPF y con su porcentaje de IVA? Veamos con dos sencillos ejemplos que retenciones están obligados a practicar los profesionales que emiten facturas por la prestación de sus servicios.

Ejemplo de factura profesional con IRPF y exento de IVA

Hay ciertas actividades que están exentas de IVA: prestación de servicios de enseñanza, asistencia a personas físicas por médicos o sanitarios, prestación de servicios de hospitalización, etc. Son los más habituales, pero la Ley contempla hasta 28 casos en los que la prestación de servicios está exenta de IVA.

La factura profesional para este tipo de actividades, en la que incluimos el IRPF pero no el IVA, sería así:

Ejemplo de factura profesional con IRPF e IVA

En el caso de una factura profesional, en la que se incluye el IRPF y el IVA, sería así:

 

Con la herramienta de Facturación Online de Wink podrás realizar tus facturas profesionales de forma sencilla y rápida. Tus facturas al día, sin imprevistos de última hora. Con la opción de activar impuestos (IVA) y las retenciones (IRPF), además de la posibilidad de poner el logo de tu empresa. ¡Todo en un solo clic!

 

¡Regístrate gratis!